• Dr.Desastre

10 zonas erógenas de la mujer



Ha llegado la hora.  Este es el primer post, de esperemos muchos que vendrán, de la nueva sección "Sexualidad".  Como bien sabéis, la educación sexual es una parte importante para nuestra salud, y, desde "El paciente y tú" os vamos a proponer entradas donde mejoréis (o al menos lo intentéis) vuestra salud sexual.


En este primer post queremos dedicárselo a la pareja en general, pero más concretamente a las chicas, e indirectamente a la parte masculina de la relación.  Os proponemos 10 zonas erógenas en el cuerpo de la mujer (exceptuando las ya típicas  que os imaginareis, leed el post y lo entenderéis). ¿Por qué? Para intentar poner nuestro granito de arena desde aquí y quitar esa típica etiqueta de "sólo piensan en el coito" al sexo masculino.  Tenéis que saber, que el cuerpo de una mujer (a parte de ser espectacular), está repleto de zonas erógenas que permitirán provocar placer (y también relajación en algunos ejercicios) a tu pareja, con sólo utilizar las manos, los labios o por qué no, la lengua y los dientes.


¿Qué os parece? ¿Entramos en materia?


Materiales necesarios

Un lugar tranquilo, sin ruidos que molesten.Aceite corporal o incluso cremas hidratantes.Paciencia y cómo no, ganas de pasárselo bien!


Empezamos:


Pies

Ideal esta parte tanto si quieres conseguir relajarla y que descanse después de un día agotador, como para también juego previo al coito.  Sería ideal aplicar en tus manos aceite o cualquier otra loción corporal y empezar simplemente con frotarlos suavemente por todo el pie.  Luego nos centraremos en los dedos para terminar progresivamente en el talón.  Tómate tu tiempo.  Para finalizar, estaría bien que con tu dedo pulgar presionases describiendo circulitos en la base de cada de dedo, tranquilamente, esto les relajará y quitará tensiones por todo el caminar del día.


Tobillos

Colócalos en tus hombros y frótalos con masajes fuertes.  Acaricia y estaría genial que fueras describiendo pequeños círculos con tus dedos para agregar más erotismo ¿Por qué no?.  Termina besándolos, de un lado al otro, todo contacto es poco entre ambos.


Detrás de las rodillas

¿Os imaginábais este sitio? Pues sí, también muy sensible, donde discurren importantes vasos de la extremidad inferior.  El truco en esta zona es acariciarla y besarla muy muy suavemente, es sensible a los toques suaves pero nada agradecida con las caricias fuertes.


Muslos

Una de las partes más espectaculares de nuestra pareja y a la vez más sensual.  Tómate unos minutos para acariciar la parte interior y exterior de ellos, con los dedos y los labios (pero no con mordiscos).  Mantente lejos de la vagina (sé que es irresistible, pero hacednos caso!jeje) y después de un tiempo, pasa la lengua suavemente por el área ubicada al lado de los labios mayores de la vagina (¡sin tocarla!), así aumentarás la excitación de tu chica y seguirás estimulando una zona muy sensible de ella.


Abdomen

Esta es la zona "te toco, pero no te toco", os explicamos.  Pon tu cabeza frente a ambos lados de la cintura de ella y emitiendo suaves y casi imperceptibles expiraciones de aire, comienza a recorrer el abdomen de lado a lado.  Se trata de jugar con eso de "¿Dónde te voy a besar?", de que te sienta que estás ahí, pero no saber exactamente donde voy a tocarte.  Finalmente, termina besando la piel suavemente y pasando la lengua alrededor de su ombligo.



Espalda

Os pregunto chicas ¿A qué mujer no le gusta que le acaricien y masajeen la espalda?  Ya sabéis chicos, parte importante esta.  Colócala boca abajo, y empieza a lamerle y besarle suavemente la espalda, comenzando por ejemplo en la nuca y finalizando en la entrada de los glúteos, con un orden.  Aquí el secreto está en que los besos, lamidas y caricias sean lentas y suaves, apenas rozando la piel y cómo no, sin escatimar en tiempo, que lo disfrute al máximo.


Manos

Con las palmas de ella hacia arriba, usa tus dos pulgares para frotárselas suavemente, y utiliza el resto de tus dedos para frotar simultáneamente el otro lado de la mano.  Id hacia abajo con cada dedo hasta que haya logrado frotar la mano entera.  ¿Algo atrevido? Pon el dedo corazón de ella en tu boca, y chúpalo suavemente....¿Cosquillas? 


Muñecas

Nuevamente, con las palmas de tu chica hacia arriba, toca sus muñecas con las puntas de tus dedos, así como también en los antebrazos.  Desliza tus dedos de forma casi imperceptible sobre su piel, de arriba abajo y, ¿por qué no? Mírala a la cara y dile lo guapa que está y lo preciosa que es! Olé!


Cuello

Tanto con las manos o la boca, a la mayoría de las mujeres les encantará que les apartes el cabello lejos de la nuca, para acariciar esta zona suavemente, besarla, lamerla y mordisquearla levemente.  A cada chica le gusta de una u otra forma, experimenta con diferentes técnicas de beso, diferentes presiones y fíjate en su reacción, terminarás descubriendo cómo le gusta.


Orejas

Acércate a ella y dile lo que sientes en ese momento, seguro que le encantará.  Luego toma su lóbulo con la boca y con tus labios, deslízate por toda su oreja.  También puedes mordisquear suavemente los lóbulos (¡recuérdalo! Suave...).  ¿Consejo? Antes de nada, separa con tus manos el pelo de ella, lejos de su oreja.



Cabeza

Otra de las zonas con las que puedes recrearte para que ella, sin darse cuenta, caiga en un estado de relajación que seguro te agradecerá.  Con las puntas de tus dedos, ponlas como si quisieras agarrarle su cabeza desde la coronilla, y suavemente comienza a introducirlas entre su pelo.  Una y otra vez, incluso describiendo pequeños movimientos con tus dedos (¿Habéis visto esos aparatejos que sirven para masajear la cabeza? Estarás haciendo casi lo mismo).  Un consejito, tampoco escatimes en tiempo en esta zona, descansa la cabeza de ella en tu pecho, y al hacer esto fíjate también si tiene una reacción relajada y positiva.


¿Qué os ha parecido? ¿Con ganas de ponerlo en práctica? Recordad, tanto si es para hacer el amor como si simplemente lo que queréis es recrear un clima de juego después de un día movido, debes saber que tu chica tiene muchas más partes erógenas que su vagina, nalgas y senos.  ¡Disfruta explorándola! Seguro que lo disfrutaréis, nosotros te hemos propuesto algunos consejos y técnicas, pero tu imaginación puede ir más allá, ¡sorpréndela!


Y ahora... ¡A practicar!