• Dr.Desastre

Crónica de un perfecto suspenso



Jueves 9 de Julio, último examen del curso y el más complicado.  Asignatura de 23 créditos y 100 temas que estudiar, llamada "Patología general".  


Sí, con medio verano ya casi consumido, tienes que seguir pegado a la silla de estudio con tus codos calurosos apoyados en tu maltrecha mesa de estudio de la época estudiando la asignatura más dura del año.


Bien, el día de antes llega y los nervios empiezan a instalarse en tu estómago, pero en vez de mariposillas parecían murciélagos ávidos de morder y morder, ¿resultado? Ni 10 minutos seguidos sentado estudiando.  Te levantas, miras por la ventana a la gente disfrutando ya del verano, vuelves a poner el aire acondicionado porque el calor murciano te achicharra las neuronas, coges un yogurt, juegas con tu pelotita antiestrés que mola un huevo, te metes en la página web tal, te lleva a la otra cual...perdón, sigo estudiando.  Tú quieres, enserio, pero tu mente está ya en "cerrado por vacaciones" y sólo piensa en "es mi último examen, mi beca depende de él y yo no tengo más ganas de estudiar".  Estaba agotado.

Llega la noche y te acuestas tempranito convencido de que mañana saldrá bien, tú lo vales.  Antes de cerrar los ojos y visitar a Morpheo pones el despertador, bien, el examen es a las 9:30, me levanto a las 7 para repasar y voy más tranquilito.


Lo siguiente que recuerdo a lo dicho es que abrí los ojos a los 8:45 y pegué el mayor salto olímpico de cama jamás dado hasta la fecha.  Te pones los pantalones y la camisa a la vez, te recorres el pasillo hasta el baño derrapando, te preparas en cero coma segundos, pasas del desayuno y a los 10 minutos ya estás bajando al garaje para despertar a tu coche.  

Pones el contacto...giras la llave y....algo va mal.  Tu coche en vez de emitir el sonido de arrancar, emite un sonido que parecía que había estado toda la noche de juerga y tenía una resaca encima del 15.  Bah!! Esto no puede ser!!!. Vuelves a intentarlo y ya directamente el coche pasa de ti.  

Sí señor...mi fiero león de 5 añitos se había quedado sin batería por primera vez.  Me cago en!!!!!!!!!

Bien bien, no importa, plan B activado.   Sales por la puerta buscando la parada de autobús más cercana que te lleve al pabellón docente que por cierto, como uno nunca hace uso de los trasportes públicos no sabía dónde estaba.  Se me perdone.


Las 9:15 y yo en la parada aún (sí, preguntando se llega a Roma).  Llega el autobús, pegas un salto y te ubicas en el primer asiento libre que encuentras, tu corazón va a mil por hora y se dispara por cada segundo que el autobusero no inicia la marcha.  Palabras textuales de él: "Tengo 5 minutos de descanso".  Aquí es cuando en vez de maldecir al gremio de buseros, apoyas la cabeza contra el cristal y empiezas a dar el examen por perdido.  


Pero no, por obra del espíritu Santo, la combinación verde de los semáforos estuvo de mi parte, el tráfico era fluido y llegué cerca de mi destino a las 9:30...salgo del autobús metiendo la marcha R de Rápida y empiezo a correr como un descosido.  Llegué a tiempo, me nombraron justo al llegar. Fiuuu!!!! El problema es que cuando te sientas delante de las 100 preguntas, tu corazón sigue a mil, tu cabeza está pensando en qué c*** le pasó a tu coche y el bolígrafo sostenido en tu mano parece que baila por soleares.  Delante de un examen tan importante y yo así.  Mal augurio.


Querido lector que ha llegado hasta aquí y quiere saber el final....el desenlace fue que la concentración no llegó, fallé preguntas (que luego en frío vi tranquilamente y que sabía de sobra) muy fáciles, que me equivoqué al transcribir a la plantilla que se lleva el profesor la contestación de varias preguntas y que este gran error me hizo suspender este gran examen con un 4.97...


Ni mis súplicas al profesor, ni mi escrito al coordinador de la asignatura diciéndole que iba a perder la beca y ni mis constantes visitas a los secretarios para meter presión, pudieron hacerles ver que mis conocimientos no valían 0.03.... 


Seguía y sigo suspenso...