• Dr.Desastre

Distancia de incredulidad

Joder, lo teníamos tan fácil dentro de la adversidad...




Tras más de dos meses apartado del mundo RRSS-covid (mi salud mental médica necesitaba un buen respiro) vuelvo a publicar o comentar algo relacionado con el tema. En estos meses de "retiro", como seguro vosotros, he podido ver a la gente sin mascarilla por las calles (la mayoría adolescentes), escuchar que la futura vacuna está hecha de microchips para controlarnos a todos y que "por supuesto no me la voy a poner", afirmar con rotundidad que la mascarilla quirúrgica te quitaba oxígeno del cuerpo y podías entrar (ojo) en hipoxia cerebral (todo hay que decirlo, estas declaraciones vinieron de la manita de un supuesto médico), pedir a la gente en sitios como la playa que respetara la distancia de seguridad para poner la sombrillita (y puedo asegurar que haber, había sitio de sobra), poner en duda una y otra y otra y otra y otra...vez la existencia del virus y que los sanitarios nos quejábamos sin razón, (siguiendo con el tema), que los sanitarios estábamos sin trabajar disfrutando de todo el verano de vacaciones (esto es verídico, incluso exigiendo que los médicos no nos podíamos ir de vacaciones en ningún momento), partidos políticos y personajes pseudo célebres (con dudosa salud mental y física, por cierto) convocando manifestaciones contra las mascarillas, negando una y otra y otra y otra y otra vez la existencia del virus...(juraría que esto ya lo había escrito...).


(Entrando en camisa de once baras, pero ¡ojo!, mi camisa no tiene NINGÚN COLOR POLÍTICO) Lo típico de políticos echándose la culpa unos a otros sobre las medidas a tomar (desunión) para luego a pies juntillas esos mismo proponer directrices maestras a seguir (unión), unos pidiendo la autodeterminación por autonomías (desunión) para posteriormente quejarse de que el gobierno central en esta segunda ola debe tomar los mandos (unión), gobierno central dejando para septiembre de vuelta al cole la vuelta al cole, escuchando de amigos profesores que no se respeta ni la más mínima acción preventiva (claramente unión para desunir), famosos "influencers" con tope guay de millones pro de seguidores estupendásticos maldiciendo las medidas preventivas y criticando ignorantemente a los que sí hacíamos las cosas bien (desunión) para luego desde un hospital encamados faltándoles el aliento en cada frase, pedir a sus tope guay de millones pro de seguidores estupendásticos que cumplieran las medidas y advirtiendo que "esto es grave"; algunos medios del periodismo tirando de titulares sensacionalistas, perdón, falsos titulares sensacionalistas apuntando a todo al que pasara por delante como sanitarios, políticos, medidas, profesores, medidas, residencias, otros periodistas, medidas... (desunión) para meses después (¡oh casualidad!) poner el titular antónimo y pedir (¡ojo!) colaboración con las medidas (unión).


¿Que la política de este país no ha estado ni sigue estando a la altura? Eso es un hecho ya más que constatado y si no, sólo hay que ver DE NUEVO la famosa curva de contagios/muertes y cómo están DE NUEVO los hospitales. DE NUEVO, insisto. El ser humano, como ser humano que es, ante lo desconocido puede actuar errante, pero ante lo ya conocido... Y no me vale lo de que si se cierra un país la economía bla bla bla bla... o dime tú querido lector, ¿Te va a importar la economía del país cuando tu padre/madre, hermano/a, prima/o, amiga/o....tu persona más querida de este mundo, se contagie y pueda fallecer? La salud es lo primero y esto es una verdad irrefutable. Como decía, si sabiendo de antemano que nuestros dirigentes no estaban a la altura, ¿por qué nosotros no lo hemos estado? ¿Por qué nos hemos dedicado a desunirnos? ¿A criticarnos? ¿A no respetarnos? ¿Por qué hemos politizado con nuestro color de camiseta lo que era correcto e incorrecto? ¿el cómo o cómo no actuar? Era fácil, SÓLO teníamos que hacer caso a los expertos en el tema... (¡ellos también se han equivocado! claman las masas...claro, pero es que ellos también tenían que aprender de lo desconocido) porque ahora, saben mucho más del tema.


A todos los que dudan de las medidas de prevención tipo mascarilla, distancia de seguridad, geles hidroalcohólicos y confinamiento de los positivos... sólo dos preguntas: ¿Cómo fue la tendencia de la curva de contagios/muertos mientras duró el estado de alarma? Tras suprimirlo y relajarnos en esas medidas de prevención (fiestas, ¡y una mierda me pongo la mascarilla!, me salto el confinamiento a pesar de ser positivo porque yo me encuentro bien, no respeto de la distancia de seguridad en pubs/bares etc...), ¿Cómo ha sido y está siendo la tendencia de la curva de contagios/muertos de nuevo?.


Joder, lo teníamos tan fácil dentro de la adversidad...


Hablábamos de desunión y unión. Creo fielmente que el periodismo tenía la importante misión de velar por esto último, la unión, y sinceramente algunos (no todos por supuesto), se han dedicado a fomentar lo contrario, la desunión. A raíz de esto último y para ejemplo una captura, uno de los tuits con enlace al artículo correspondiente. Leed por favor.



"Los médicos y enfermeros llevan el virus al hospital..." Joder, y yo que pensaba que el virus llevaba en los hospitales de este país desde finales de Febrero-inicio de Marzo...

Pero no, no voy a tirar de burda ironía, tranquilos. Sólo quiero que hagamos un ejercicio de conciencia (¡osado! claman las masas). El sanitario, tiene en sus manos la responsabilidad de curar o ayudar a una persona, el político, tiene en sus manos la responsabilidad de dirigir un país y velar por sus habitantes, el cajero de un supermercado, tiene en sus manos la responsabilidad de cobrar correctamente y ayudar a una persona, el barrendero del barrio, tiene en sus manos la responsabilidad de limpiar todo aquello que los incívicos ensucian, por jemplo, y así no atraer problemas sanitarios, por ejemplo... el periodista, tiene en sus manos la responsabilidad de informarnos de lo ocurrido, de contar la verdad, de no faltar nunca a la objetividad y sobre todo y ante todo, no manipular al lector.


En tiempos de pandemia, que es lo que llevamos viviendo ya unos 6 meses, el periodismo tenía otra labor importantísima, AYUDAR. Sí, AYUDAR. Y si me apuras, AYUDAR A LOS SANITARIOS. Con titulares como este (y alguna perlita más por el artículo), se fomenta totalmente lo contrario. El no creer a los sanitarios, el de tildarlos de fiesteros, imprudentes y demás interesantes adjetivos, porque, ¿Sabéis qué? Titulares así desembocan en el negacionismo, en la negativa a creer por ejemplo que los sanitarios han estado y vuelven a estar desbordados por atender a pacientes COVID, que pese a que vean el ambulatorio de zona cerrado, sea todo por prevención, que si un sanitario les aconseja sobre las medidas preventivas, no se cumplan, va todo de la mano, y nunca mejor dicho.

¿Hicieron una fiesta? Me cuesta creer. ¿Contagiaron a esos 17 pacientes de su planta? Habría que hacer varias pruebas para afirmarlo con tanta rotundidad. Dice en el artículo "Los sanitarios regresaron a la novena planta del Virgen de las Nieves sin ser conscientes de que ya estaban infectados", ¡joder y en negrita y todo! ¿Lo hicieron queriendo? Increíble. Si actuaron de forma imprudente, que se investigue y se actúe en consecuencia, pero les debo recordad ante todo y sobre todo (cosa que llevo haciendo desde que creé este blog), que los sanitarios, SOMOS PERSONAS antes que sanitarios.


Joder, lo teníamos tan fácil dentro de la adversidad... que nosotros mismos hicimos crecer la adversidad.