• Dr.Desastre

Sentirse motivados



Motivación.. ¿qué es para ti la motivación?


Si le preguntásemos a la gente que significado tiene para ellos esta palabra, para la mayoría sería “estar bien o sentirse motivados” y más concretamente, “que algunas veces tenemos ganas de hacer algo y otras no”.


Por ejemplo, si estas visitando este blog es porque ahora te sientes motivado para leer lo que dice, ya que realmente te interesa el tema y tienes curiosidad por ver de qué trata. Pero no siempre podemos decir que estamos motivados, ya que hay ocasiones en las que deseamos hacer algo y en otras no y por otra parte las hay que nos apetece hacer otra cosa distinta de la que estamos haciendo, pero nos vemos obligados a realizar otro tipo de conducta de la que realmente deseamos en ese momento.


Es por ello que, debemos distinguir dos modos distintos de sentirse motivado, lo que se conoce como motivación extrínseca y motivación intrínseca. Ésta primera se da cuando realizamos una actividad para conseguir un fín; por ejemplo, los estudiantes de una clase están muy atentos a las preguntas que pueda realizar el profesor, con el único fin de obtener algún elogio o recompensa por su parte. En cambio, la motivación intrínseca actúa cuando realizamos una actividad no ya como un medio para conseguir un fin, sino por el propio valor o placer que nos proporciona realizarla. Por ejemplo, el cocinero que disfruta creando un nuevo plato de cocina.


Por todo ello, para la mayoría de las personas el concepto de motivación posee dualidad: estar motivado o estar desmotivado, refiriéndonos con la palabra motivación a que tenemos ganas de hacer algo y desmotivación para señalar que no las tenemos.

Pero si analizamos realmente la expresión “estar desmotivados” nos daremos cuenta que es en realidad no querer hacer una determinada conducta, por ejemplo: ¿a quien no le ha pasado alguna vez, encontrarse estudiando sin ningunas ganas y de repente recibir la llamada de un amigo para salir a tomar algo, e inmediatamente sentirse motivado y aceptar la invitación?. Por tanto, cuando nos sentimos desmotivados, puede ser que estemos en realidad motivados para realizar algo distinto a lo que estamos haciendo o a lo que estamos obligados a hacer.


Moraleja: debemos intentar ser coherentes con nosotros mismos y disfrutar cada cosa por el valor que tiene para nosotros, así disfrutaremos realmente con todo lo que hagamos.
De eso se trata la motivación, ¿o no?