• Dr.Desastre

Tú y San Valentín



Otro año más, otro día, otro momento y otra ocasión más para recordar a este desdichado santo.  Querido por muchos y odiado por otros tantos, se presenta la celebración del enamorado San Valentín, de rojo, con corazones, con flechas y su arco, su sonrisita de oreja a oreja y su lema "ha llegado a esta localidad el emparejador!!!".

Bien, si he logrado que sigáis leyendo, ahora empezará lo realmente gracioso, se me disculpe la entradilla. Pues sí, me he dado una vuelta por los blogs asociados y no sé por qué la mayoría tenía tintes tragicomédicos sobre este día, cada uno con su historia y sus vivencias van adquiriendo personalidad propia ante este día y en este blog nos hemos propuesto un objetivo con este post en este día.


Lo cierto es que hoy en el hospital se respiraba un cierto aire de magia, os cuento.  Llegas a las prácticas, y como cada mañana (o casi todas) a las 08.30h te presentas hecho un pincel en la planta correspondiente a la caza y captura del médico que te asignan.  Generalmente, preguntas a las enfermeras, que te contestan siempre "pues no sé donde puede estar, es que no son nada madrugadores" acompañadas estas palabras con una cara de "sí majo, nosotras llegamos antes y tú el día de mañana serás uno de ellos!!", a lo que tú generalmente contestas, "vale gracias!" pero yo en este caso sonrio (una sonrisa vespertina puede ser el mejor de los desayunos!).  


Como decía, lo normal es que sea así, pero hoy no, hoy te presentas en la mencionada planta, vas al puesto de enfermeras para haber si hoy es tu día de suerte y encuentras a la primera a Wally, perdón, a mi médico, y no, hoy tampoco hay cambios, pero (hago incapié en este "pero"), hoy ves en las caras de las enfermeras (en especial las que tienen más edad) un cierto cariz de felicidad, mezclado con simpatía, empatía y sí, todas esas palabras las acompañan de una sonrisa!! Y tú aquí te pones a pensar qué ha sucedido, después del "vale, gracias" intentas encontrar una razón ante tal sonrisa, pero no la encuentras, hasta que, alzas la vista,  y la razón se pasea en los brazos de un repartidor con una chapita que pone "Floristería _____".  Tú que hasta ese momento estás aún medio dormido recuerdas que hoy es San Valentín!.  Ahí te lo explicas todo.  Y es que no sólo las enfermeras están más simpáticas de lo habitual (ojo! que por lo general a los estudiantes nos tratan de lujo y son personas que desprenden dulzura hacia nosotros, matizo que no quiero decir que sean lo contrario), sino que además, los celadores, servicio de limpieza, auxiliares, incluso los médicos, cuando pasan por al lado nuestra nos miran y nos dan los "buenos días!".  Os lo aseguro, esto es un hecho muy pero que muy (recalco el muy) inusual, ya que generalmente solemos ser invisibles.  


Pasado un tiempo de pié en el pasillo, llega el secretario de planta, (estos sí, suelen ser muy majos y atentos con nosotros) y nos pregunta que a quién buscamos.  Le das la información requerida y nos dice, "hoy está saliente de guardia", que para los que no sabéis lo que es, eso significa que el mencionado médico se ha tirado toda la noche de guardia y muy probablemente no haya dormido casi nada y su estado de humor esté un pelín (o más) resentido.  Tú ahí cambias el gesto y piensas "ouch! qué mala suerte tengo!!".  Y más aún cuando el secretario después te dice, "bueno, voy a despertarla que está aquí durmiendo y le digo que habéis llegado ya"; nooo!!!!! dónde vas temerario!!!, te entran unas ganas increíbles de detenerle y suplicarle que se esté quieto, que no hace falta, que encantado espero otro ratito más, pero, allá que va el aventurero secretario dispuesto a hacerme la mañana de San Valentín más complicada (con lo bien que había empezado con las sonrisas de las enfermeras y los buenos días del personal...aix..).  Tú ahí esperas que la doctora correspondiente salga con una cara de inquisidora increíble, con un humor de perros por que unos alumnos la han despertado y ya imaginas el resto...pero adivinidad...hoy no! Nos da los buenos días, nos atiende con una sonrisa y nos explica muy detalladamente cómo van a ir las prácticas con la mejor de las atenciones. Tú ya ahí dices, sí, hoy el hospital está teñido de rojo y tú como no puede ser de otra forma, recibes todo ello con la mejor de las sonrisas :-)

En fin, para los que no tenéis pareja o simplemente no os guste este día, encauzarlo con la mejor de las sonrisas, con una buena filosofía y la celebración del mencionado santo pasará con más gloria que pena.  Esperemos que este post haya cumplido su objetivo, arrancaros una sonrisa.