• Dr.Desastre

Hay personas a las que admiro



El pasado sábado fue el día mundial contra el cáncer y la verdad, no he querido dejar pasar la ocasión de dedicarles unas palabras a estas personas que sufren de ello.  Lo sé, casi cinco días después pero, el hecho de dirigirme a ellos, exige de toda mi creatividad, afecto y sentimiento y conseguir todo ello en época de exámenes interminable, créanme, es complicado.  Voy a intentarlo.


A nadie voy a sorprender ahora si digo que tengo cero experiencia con los pacientes, que mis vivencias con ellos son tan pequeñas como un valiente "David", pero, sí es verdad que mi cortísima carrera me ha servido para  hacerme una minúscula idea de lo que son (sí, lo que son) las personas que sufren algún tipo de cáncer.  Mirad, he "tratado" con niños que desde pequeñitos sufren eso que para otros de su edad sería el famoso "hombre del saco" pero en verdad, un tumor; personas enganchadas a una máquina por culpa de...y también, he vivido ese momento en el que se le dice a alguien "tienes cáncer" y lo que es peor, con apellido terminal.  Es duro.


Hay algunas que serían la imperfecta historia de ese cantautor que carga con su bártulo en forma de guitarra y que lleva recorridos cientos de miles de kilómetros demostrando su valía. Sí, personas que viven pegadas a ese bártulo en su interior y que día a día regalan a los de su alrededor todo su talento. ¿Qué sería ese talento? Para mí, simplemente una sonrisa o para ir más allá, intentar incluso, consolar a otra persona a pesar de que ellos ya soportan bastante.  ¿Héroes sería la definición?

Por otra parte, como decía antes, están ese otro tipo de personas a las que un buen día alguien desconocido con bata blanca les dice la palabra que nadie, repito, nadie en esta vida querría escuchar, cáncer.  Pero, como también mencionaba, la cosa se complica si ese pequeño cabrón decide vestirse de terminal.  La entereza con que ese paciente aguanta esa noticia es digna del mayor de los reconocimientos; ver como esa persona aún así te da las gracias por decirle "vas a morir" se te queda grabado y desde ese momento, resuena sólo una palabra en tu interior cada vez que en televisión, prensa, red social o historia clínica te encuentras con alguien con cáncer, ¿cuál es? Admiración. Les admiro.


¿Por qué? Porque es el mínimo sentimiento que se les puede tener.

Es una palabra tabú, muy enjuiciada sí, pero no quiero terminar este humilde post con este aire de falsa tristeza, mentiría.  Desde mi punto de vista, la medicina ha avanzado pasos agigantados en el tratamiento de cualquier cáncer o en su defecto, la grandísima mayoría.  No estamos como hace 30 años y ni siquiera como hace 10, ya la palabra tabú "cáncer" no va poderosamente seguida de esta otra: "morir".  Esta última ha sido sustituida en esa mayoría por: "SUPERACIÓN".


Quiero terminar haciendo incapié en algo, ¿Os habéis fijado qué dos palabras están en negrita?.


Lo dicho, os admiro.