• Dr.Desastre

La solidaridad como producto



Estas son fechas para estar en familia y disfrutar más que nunca del hogar.  Para muchos será más de lo mismo durante todo el año, pero para nosotros, los estudiantes que estamos fuera de casa, no es así.


Las tardes o noches acomodado en tu viejo sillón disfrutando de tu televisión, dan para mucho además de para descansar.  Como digo, estás viendo tu tele y como es normal, tienes que "tragarte" las eternas e interminables campañas publicitarias entre corte y corte de la película.  Spots, de los cuales me atrevería a decir que la gran mayoría tienen como mensaje la solidaridad.  Donativos, campañas de captación o medidas para hacerte reflexionar son algunos de sus fines a mi parecer.  Todo esto está muy bien.

De siempre se ha dicho que las navidades ablandan el corazón, lo abre, nos hace estar más cariñosos, afectivos, ilusionados y...solidarios.  Pero por otra parte, también sabemos que la navidad en muchos de sus aspectos se está convirtiendo en un puro y duro márketing de ideas.  Vender productos, planes, reflexiones...todo se puede vender y comprar a la vez, incluso nuestra solidaridad.


Como decía, sólo tenéis que ver algún programa en la televisión por estas fechas con todos sus cortes publicitarios, casi todos quieren de nosotros nuestra solidaridad. No quiero ser insensible, al contrario, si sigues leyendo querido lector te darás cuenta de que todo esto tiene un gran mensaje, ¿Cuál?

¿Por qué se multiplica por diez esta publicidad en estas fechas? ¿Por qué no durante todo el año?

Me entristece pensar que las posibles respuestas a estas dos simples preguntas tengan como argumento el hecho de que a muchos, les suba la tasa de emotividad/solidaridad a la par que los triglicéridos o colesterol durante estas fiestas, sólo durante las navidades.  Y por supuesto, se sienten felices durante todo el año por este gesto.  Claro, ahora puede que lo comprenda, las diferentes organizaciones no lucrativas, fundaciones y demás organismos solidarios tienen que aprovechar de esta solidaridad ficticia por estas fechas.  Como digo, se comprende. Pero sinceramente me hace pensar esta pequeña y absurda (para algunos) reflexión, pues percibo que...


"La solidaridad es como un producto...como un producto navideño".


PD: ¿Qué palabra he repetido en más ocasiones? Pues eso...