• Dr.Desastre

Diario de un #2MIR20: Momento polar de inercia

Actualizado: jul 5



Y pasó Noviembre. Debía morir. Con él, entramos en la "nueva fase" de la academia, que es empezar a repasar todas las asignaturas de nuevo, pero dedicándoles menos días a cada una (se supone que ya nos sabemos más cosas y vamos más rápido).

Como digo, ahora lo que antes estudiabas en (vamos a poner) 3 días, ahora debes hacerlo en uno, sin renunciar por supuesto cada semana a repasar tus errores de los simulacros (exámenes de prueba que hacemos cada fin de semana), corregirlos, volver a hacer los exámenes de los últimos 5 años, corregirlos y ¡oh mon amour!, de nuestro nuevo calendario desaparece el descanso de los domingos en lugar de...más estudio. Y así hasta el día M.


Mi experiencia ya me avisó que finales de Noviembre y Diciembre serían los más duros. Y por supuesto, no se equivocó. Acumulas cansancio y los días empiezan a pesar, recordemos que el "paseo" empezó en Junio, los simulacros se van endureciendo y en vez de subir en puntuación igual hasta bajas (¡pero si llevo desde Junio estudiando y se supone que sé más!), puentes, Navidad (sólo libres el 25 y el 1), más exigencia en el día a día, impaciencia, impaciencia y más maldita impaciencia. La experiencia también me dice que esta es la época donde más opositores decimos adiós al "todo" y falsamente abrazamos la "nada". Si no andamos fuertes mentalmente, me atrevería a decir que más que físicamente, corremos el riesgo de que por imbecilidades echemos todo por la borda, ya sea dejándolo o empezando a elucubrar pócimas secretas hacia el éxito. Por cierto, siempre erróneas.


Un simulacro que sale peor de lo que esperabas en la asignatura que te acabas de estudiar (¡joder pero si lo acabo de empollar y he fallado preguntas!), una jornada que rindes menos de lo normal (puf...sólo 4 temas en todo el día), la mayoría de comentarios que lees en redes asociales son de desánimo (mal de muchos...) y como digo, empiezan a florecer interrogantes tan grandes en tu cabeza que empiezas a trazar nuevos planes: "pues ahora hasta que no me sepa este tema 100% no avanzaré", "voy a dormir menos y estudiar más", "mejor dedicar más tiempo al estudio y menos a hacer preguntas", "no voy a salir más de casa hasta el examen"...y más y más fórmulas de pseudo éxito.


Por supuesto, el hábito no hace al monje y en las últimas 2-3 semanas he tenido días de estos más de los que me gustaría. Pero, pero, PERO... si bien es cierto que hemos entrado en la que para mí, es la época más dura, es el momento de no desfallecer y de seguir tal y como hasta ahora. No importa bajar o subir en un simulacro, pues ¿Acaso un percentil alto te da la plaza? ¿Y un bajo te la quita? No. El simple truco, la mágica pócima secreta y la elemental fórmula es...seguir tal y como hasta ahora. No es el momento de fundirte con las lucecitas esas tan monas de la calle, ni tampoco solidificarte frente al libro...simplemente seguir. Día a día. Hacerte inmune a algunos comentarios, que, si bien son con todo el cariño y buena intención del mundo, pueden llevarnos a una falsa comodidad. No existen los "ya te queda nada y todo está hecho"...¿Te queda claro? No existen.


Ahora es el momento polar de inercia... inercia que sólo y exclusivamente el día a día nos acercará al objetivo.


Sigámosla pues...

2 comentarios